Alerta Derecho Derechos Humanos Legislación Notas Notas de opiniones

Regresando a mi trinchera: La Dictadura Perfecta #LeyDeSeguridadInterior

Después de mucho tiempo, regreso con una larga presentación y me acomodo en ésta trinchera para luchar contra la censura que se viene.

Después de mucho tiempo, regreso con una larga presentación y me acomodo en ésta trinchera para luchar contra la censura que se viene.

Introducción

Hola, ¿cómo están? Algunos de ustedes me conocen como Giusttav. Hace mucho que no escribo aquí pero como veo que muchos lectores siguen entrando, pues trataré de actualizar más seguido.

Hace unos meses, recibí una carta (email) de un lector indignado, quien me escribió diciendo que él era de Los Cabos y que ahora vivía lejos, y quería estar al tanto de lo que ocurría en dicho municipio. Me preguntaba ¿Cómo era posible que yo no actualice a éste sitio de noticias, y en sus palabras dijo más o menos lo siguiente: “¿Qué clase de Periódico (seguramente quiso decir ‘Medio de Comunicación’) no publica noticias todos los días?”. Yo me puse triste, y pensé en responderlo: “Eso pasa con todos los medios de comunicación que no reciben apoyo económico” (ni del gobierno ni de los lectores, y el tema de la publicidad no funciona, porque los comerciantes creen o esperan el milagro de que cuando pagan por una publicidad, van a ir decenas o cientos de personas ansiosos de comprar o sus tiendas o negocios). Pues por eso los medios de comunicación dejan de publicar, por la falta de apoyo, puesto tenemos que trabajar en otras cosas para vivir, ¿o acaso pensaban que los que publicamos noticias vivimos del aire?. Yo siempre dije que el gobierno, o el congreso, debería regular un apoyo equitativo a los medios de comunicación, para fomentar el Periodismo y el libre ejercicio de la Libertad de Expresión que se realiza por dichos medios.

Pero el apoyo o la falta del mismo, no me definen, puesto que lo hice durante muchos años, y solo necesité estar fuerzas para hacerlos, publicando sin parar todos los días de la semana, feriados, navidad y año nuevo. A veces -inclusive- yo publicaba hasta cuando estaba muy enfermo, temblando de fiebre. Pero eso nadie valora. La gente quiere su noticia gratuita todos los días, para leer algo mientras toman el desayuno, o en la noche, antes de irse a dormir.

¿Sabian que “Noticabos” fue el primer ‘medio de comunicación’ por Internet de toda la Baja California Sur? Yo comencé a publicar en el año 2003, y publicaba todo lo que veía mal a mi alrededor, los problemas de la ciudad de Cabo San Lucas. Mis primeros temas, fueron los temas de urbanización, luego, poco a poco entre en lo policial sin querer adentrarme en ese ámbito, y solamente lo hice porque veía algunas cosas que eran insólitas, dignas de ser leídas en otras partes del mundo. Después, los mismos lectores me fueron exigiendo cada vez más. En Noticabos, no solamente he trabajado yo, sino otras muchas personas, puesto que he pagado a decenas de personas, incluso periodistas y corresponsales, para que hagan determinados trabajos que yo no he podido realizar, como por ejemplo, ir a un lugar y buscar información o hacer una entrevista, etc.

No sólo publiqué durante años las noticias escritas, sino también experimenté con radio y tv en la plataforma del sitio “Noticabos.com” (al cual tuve que eliminar por excesivos costos). Hoy sólo me queda éste sitio de blog (“Noticabos.org”) en dónde últimamente he publicado mucha información de los sismos y ciclones, pero existen miles de temas que he publicado a lo largo de tantos años. Y cada año, cuando tengo que renovar el dominio del sitio (el nombre y el espacio del sitio web), me pregunto si vale la pena continuar dejándolo en línea o hacerlo desaparecer, y todos los años digo lo mismo: “pagaré un año más, porque todavía entra mucha gente a éste sitio“, pensando que si todavía continúan los lectores es por algo, no por las “noticias nuevas” (casi una redundancia), sino por algunas notas viejas que les interesa mucho leer desde distinta partes de México.

En síntesis. Para escribir, yo necesito estar incentivado, y no hablo de economía. Eso es aparte. Claro que me gustaría recibir una pequeña gratificación por lo que hago, pero no sería jamás de pertenecer al círculo de periodistas que reciben dinero del gobierno a cambio de silenciar las críticas, periodistas convertidos en perros del poder con “bozal de oro”, como decían en otras épocas.

Como director de éste medio de comunicación, yo tuve que luchar solo, y no hablo solamente del gobierno, sino también de muchos colegas periodistas o responsables de otros medios de comunicación. Muchos de ellos me dieron datos falsos. Recuerdo lo absurdo de la situación que inclusive una persona del medio me dio mal la hora de una conferencia que ella misma organizaba, para que yo no llegara a tiempo, entre miles de anécdotas. Esas cosas pasan con frecuencia cuando no eres aceptados por los otros medios de comunicación. ¿Y por qué no te aceptan?, me preguntó alguien. Porque yo criticaba las cosas que veía mal (según mi punto de vista), mientras que ellos vivían del que yo criticaba.

Los últimos dos años anteriores a éste, fueron complicados para mi. En primer lugar, porque la economía se me vino abajo, y así, ya no pude tener la libertad de andar por distintos lugares, o pagando a otros para recabar información.

Mucha gente pregunta si yo era periodista o solamente publicaba en Facebook. En realidad eso no me importa, en todo caso, si no me quieren decirme periodista, me gusta que me digan “escritor de noticias” (de notas y noticias). Yo estudié Derecho, tengo formación en leyes, religión y filosofía y la Universidad donde estudié me invitó a participar de un postgrado en Derecho Internacional Privado como invitado especial, por mis altas calificaciones (sólo a tres alumnos invitaron). En México participé en dos diplomados del Nuevo Sistema de Justicia Penal (dichos diplomados estaban enfocados, uno para abogados o conocedores de las leyes, y el otro para periodistas). En ninguna parte del mundo es obligatorio estudiar periodismo para ser periodista, sino basta con ejercer el oficio. Sino fuera así, no existirían prominentes periodistas del pasado, quienes incluso llegaron a presidentes en distintos países latinoamericanos, sin haber estudiado Periodismo, sino ejerciéndolo. De nada le sirve a una persona ni a la sociedad, que una persona haya estudiado para periodista y que no lo ejerza, puesto que para ‘tuitear’ (Twitter) o publicar en Facebook, todos somos buenos.

Mi condición de director de un medio de comunicación, sea considerado periodista, o representante de un medio de comunicación, sitio de noticias o periódico online, blog de noticias, o lo que fuere, lo defendí en un juzgado (penal, federal) donde me citaron por defender al Periodismo sudcaliforniano. Bueno, en realidad, me llevaron para declarar como testigo en un caso en donde me querían sacar información sobre mi fuente, y yo me puse en contra. Me dijeron que yo “estaba obligado a dar mis fuentes”, y yo llevé fuertes argumentos (tanto por escrito como estudiados de memoria) para no dárselos. No solamente me negué a darles mi fuente, sino que también llevé los argumentos para que me trataran como Periodista y me ampararan las normas que protegen al Periodismo a nivel nacional e internacional: y cité  jurisprudencias de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, leyes procesales y tratados internacionales, Convenciones, y hasta la jurisprudencia de la Corte europea sobre el tema (Tribunal Europeo de Derechos Humanos -CEDH- o Tribunal de Estrasburgo). Me defendí solo, porque siempre estuve solo en ésto. Ser periodista es un oficio solitario. Si te haces amigo de alguien, puede pesarte su influencia, así que tienes que pasar la vida cuidándote de lo que hablas y con quién lo hablas. Recuerdo que ese caso (en el que fui a declarar) no fue fácil. Ahora forma parte de una experiencia, pero en su momento yo no fui creyendo que iba a defenderme a mi (puesto que yo no había hecho nada, ya que no era el acusado sino el testigo), sino que yo iba con la convicción de que iba a defender al Periodismo de Baja California Sur, puesto que, según mi lógica, si a mi me obligaban a dar mis fuentes, a cualquier otro periodista también lo obligarían, y si eso llegaba a saberse, pues, así se terminaría la confianza en el Periodismo, y ya nadie diría algo a un periodista. Finalmente, así se terminaría o transformaría el Periodismo en un simple chusmerío anónimo, y yo no quería eso. No sé si les convencí con mis argumentos o si prefirieron dejarme en paz, pero al final ya no me molestaron con ese caso. Yo me presenté con argumento y me mantuve en mi convicción..

Hoy, mis obligaciones pasan por la prioridad de buscar el pan para la mesa, y cuidar de mi hija, a quien me he dedicado en alma y vida. Mis escritos ya no son importantes, al menos para mi, y solo me preocupo en escribir cuando siento alguna motivación para hacerlo, como ahora.

Pues así estaba yo, aletargado, siendo lector y ya no el “escritor de noticias”, cuando de repente veo que el mundo se acaba y que México no se ha dado cuenta.

Sucede que un partido político ha llevado adelante la iniciativa de coartar o censurar la libertad de expresión, tratando como hechos ilícitos cualquier comentario que pudiera afectar a alguien, aunque sea cierto. Es decir, que si usted publica en Facebook (o dónde quiera) que le parece que un político es un ladrón o corrupto porque se compró una mansión de millones de pesos y no puede comprobar de dónde sacó el dinero, pues el señor se puede sentir ofendido, y el que cometió el delito es uno y no él.

Pues, entonces, me di cuenta que, al leer bien sobre el tema, otra vez la sangre comenzó a calentarse en mis venas, me acerqué a la computadora, abrí Noticabos, y he aquí, preparado para instalar mi trinchera nuevamente, un lugar de libertad de expresión y lucha contra la censura.

A lo largo de mi vida, he perdido más batallas de las que he ganado, y en mi alma tengo cicatrices emocionales, que me han hecho más fuerte, que me han convertido en el hombre que soy. Y estoy seguro que ésta batalla, la de la libertad de expresión, es la más difícil, porque una vez perdida ya no queda mucho para seguir adelante, y se tarda muchísimos años en volver a conseguirla.

Por eso, quiero poner aquí, en ésta nota, ante tan larga presentación, mis primeras piedras para armar esa trinchera, y quiero incentivar a que ustedes luchen por sus propios derechos, puesto que corren peligro de que no puedan siquiera opinar en el futuro. Hay que luchar contra la tiranía y la opresión que un partido político puede imponer, la dictadura perfecta, quitándonos hasta la oportunidad de criticar, que ha sido lo único que les queda a los mexicanos, ya que muchos son los que afirman que ya no queda ni la dignidad.

Como lo ha sido durante los más de treinta años que duró el Porfiriato, en donde el que criticaba iba a la cárcel, así podría repetirse ahora, a causa de la Ley de Seguridad Interior (escriban en hashtag #LeyDeSeguridadInterior), y busquen más información en Twitter, dónde se habla más del tema que en otras redes sociales.

No se dejen estar. No dejen que se repitan los errores del pasado, a causa del olvido o desconocimiento de la Historia, ustedes deben ser partes activas de su propio presente, y luchar por sus derechos, y los derechos de sus hijos.

Abajo pueden leer quiénes fueron los diputados que votaron a favor de dicha ley, entre ellos está Ricardo Barroso, de Baja California Sur, entre otros muchos diputados que dicen estar preocupados por nosotros, afirman con singular ironía que #LoHacemosPorTi.

Buena suerte y buenas noches.

Anuncios

Opinar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s