#BCS 35 muertos en una semana: Los Cabos se convirtió en Acapulco

Si Los Cabos se convirtió en Acapulco, Baja California Sur es Guerrero. Hace algunos años atrás, Acapulco era el lugar donde todos querían ir. Así era La Paz y Los Cabos, donde ahora tienen cada vez menos turistas y más balaceras.

Los Cabos, el  Paraíso perdido

Hace algunos años atrás, la gente de Los Cabos se apiadaba de Acapulco, diciendo que antes eran la “Perla del Pacífico” y que ahora ya no eran importantes a nivel turístico.

Los Cabos, en ese entonces (década del 90 y principios del 2000) era una potencia turística mexicana como ninguna otra en el Pacífico, y sólo estaba por debajo (aunque se creía que no había tantas diferencias) de Cancún (la gran estrella turística que tiene México en el Atlántico).

Pero poco a poco, Los Cabos se fue convirtiendo en un espantapájaros de lo que fue (el gran centro de atracción turística del Pacífico mexicano), pasando de ser una “zona neutral” o la “más internacional de México” o “la tierra con más gringos de México“, hasta convertirse en un peligroso destino turístico mexicano.

Así como existe una denominación nacional llamada “Hecho en México”, en donde se le sella con un letrero a los productos mexicanos de mayor calidad de exportación; la palabra “Cabo” significaba turismo de calidad.

Hablar de “Los Cabos” era destacar un estatus de vida superior. La abreviación “Cabo” era un sello de calidad para cualquier turista que pudiera llegar a conocer superficialmente la ciudad de Cabo San Lucas, siempre y cuando solamente se pasearan entre los hoteles, antros y playas.

Sin adentrarse demasiado en la verdadera ciudad, la que está empobrecida con calles de tierra, la que no tiene agua potable o raramente les llega el agua por las noches. Sin hablar de eso, los turistas pensaban que “Cabo” era lo máximo. Y tal vez lo era, hasta que se llenó de malandrines de la peor clase, tanto locales, como aquellos expulsados de EEUU, y también de otros países.

Y en un abrir y cerrar de ojos, los políticos permitieron que se destruyera la denominación “Cabo”. Primero, los políticos (convertidos en gobierno) saquearon las arcas hasta más no poder. Y cuando ya no podían saquear más, cometían “autorrobos” a distintas oficinas del gobierno (ejemplo, el robo en el Ayuntamiento en San José del Cabo, los robos en las oficinas de OOMSAPAS de Cabo San Lucas, etc.). Ésto lo hicieron y lo siguen haciendo casi todos los años, roban y seguirán robando, porque los políticos son una sub-especie de seres humanos que solamente piensan en robar. Así no hay arcas del estado que aguante.

Los Taxistas

Pero aparte de los políticos, otros que también destruyeron a Los Cabos fueron los taxistas.

En Baja California Sur (principalmente en Los Cabos y en La Paz) cuentan un chiste que solamente ellos entienden (creo que debe tener algún significado profundo que no quieren desvelar). Dicen que en Los Cabos o en La Paz nunca llueve porque está lleno de taxistas. Yo no entiendo qué tienen que ver los trabajadores del volante con el estado del tiempo, pero sí creo que los taxistas de Los Cabos son culpables de poner un granito de arena para que caiga el turismo en esa región de Baja California Sur.

Allá por el año 2010 (aprox.), existió lo que yo llamo “La Guerra de los Taxistas“.

Sucede que ya para esos años, el turismo en Los Cabos había bajado por dos motivos:

  1. por la tardanza en la reconstrucción del boulevard Lázaro Cárdenas, el cual duró un año (y durante todo ese tiempo los turistas tenían que transitar por el barro del boulevard en reconstrucción), y
  2. por la influenza A1H1 o mal llamada “Fiebre Porcina”, que surgió en México y a causa de la cual, se cancelaron muchas reservaciones en la mayoría de los hoteles en territorio mexicano.

A causa de ese bajón turístico, los hoteleros diseñaron una estrategia atrayente, que a la larga fue convirtiéndose en cuestionada (hicieron el “Todo incluido, y trajeron a turistas que gastaban menos).

La mayoría de los hoteles decidieron ir por los turistas hasta el aeropuerto, y llevarlos gratis (para que no paguen el viaje en taxi, que cuesta muy caro en Los Cabos). Así, los turistas se ahorrarían unas cuántas decenas de dólares, puesto que estaban comprando el viaje a Los Cabos, con hotel que incluía una especie de “taxi” del hotel (unos vehículos o transportes hoteleros) gratis.

Eso ocasionó que los taxistas perdieran dinero y se enfurecieran. Al poco tiempo, ya estaban bloqueando los caminos al aeropuerto, o lo que era peor, le interceptaban a los transportes de los hoteles, y le obligaban a que se bajen los turistas. En algunas ocasiones, los taxistas llegaron a golpear a los choferes de los transportes hoteleros, forzando a los turistas a subirse en el taxi (donde estaba el “matón” que había golpeado al otro) y obligando a que paguen por el viaje que ellos les daban hasta el aeropuerto.

Obviamente, los turistas juraban que no iban a regresar nunca más. El gobierno intervino y decidió a favor de los taxistas, y era claro que eso iba a pasar, debido a que el gobernante de turno, era dueño de una flota de taxis con prestanombres locales.

A partir de ahí, Los Cabos comenzó a rodar cuesta abajo.

Calles “destruídas” o reconstruidas

Como ya mencioné antes, las autoridades decidieron reconstruir el Boulevard Lázaro Cárdenas, y para ello rompieron todo el pavimento, mientras que tardaron un año en volver a poner lo nuevo. ¿Quedó más bonito que antes? Si. ¿Lo hicieron rápido? No. ¿Pudieron haberlo hecho mejor? Definitivamente.

Después, los genios del gobierno, decidieron rehacer algunas calles de Los Cabos.

Destruyeron la Leona Vicario, dejando varios meses sin arreglo. Cada vez que hacían algo, lo hacían para peor. La idea era -según dijeron- para evitar que se inunde Cabo San Lucas, y pregunten si cumplió su objetivo. Cabo San Lucas se sigue inundando igual que antes.

Playas inseguras

Entre tanto, las playas de Los Cabos seguían siendo muy inseguras. No hay registros exactos de cuántos turistas se ahogaron allí en los últimos diez años (ni hablar de más tiempo). Los más cautos dirán que se ahogaban al menos uno por mes, otros (con mejores fuentes) dirán que había meses en los que se ahogaban al menos uno por semana. Los números fueron ocultados por mucho tiempo para no espantar al turismo.

Como si eso fuera poco, las autoridades plantearon (y lo hicieron) varias veces, el cobro de una cuota a los turistas que bajaban de los cruceros. Aunque dicha cuota la quitaron por un tiempo, nuevamente la estaban queriendo imponer, demostrando que solamente pensaban en las medidas para espantar a los turistas en vez de atraer.

Gente y Gentuzas

Después, la ciudad se llenó de “malandrines” (gente de mala vida) de otros estados, que llegaron gratis de mano de otros políticos, para que voten a favor de ellos.

Así es como se llenó el predio “La Ballena” de gente que venía a lucrar con los votos. Después llegaron a habitar allí otras personas que no tenían que ver con el asunto, pero al principio eran puro “malandrinaje”.

Para rematar, comenzaron a “florecer” permisos para instalar “Casinos” o casas de apuestas en Los Cabos. ésto llenó al lugar de lo peor de México (y con ésto debo aclarar que México está lleno de gente linda, pero en todos los países hay gente de lo peor).

Malandrines por doquier: ladrones en su amplio aspectos, desde niños hasta adultos, mujeres, hombres y travestis que solo se acercaban a los turistas que salían borrachos de los antros para rodearlos con abrazos y sacarles su cartera con dinero y tarjetas de créditos. Ésto fue acabando con la imagen “segura” de Los Cabos. Debo decirlo claramente por más que me critiquen: esa clase de “puterío” fue arruinando a Los Cabos.

También agrego en ese rubro, y lo sé muy bien porque yo investigué el asunto, a la mafia de las “madres” (o “madronas“, como les decía yo = mitad madres y mitad ladronas) que llevaban a unos niños (muchos de los cuáles no eran sus hijos, sino “prestados” de sus vecinas que eran utilizados para pedir o robar a los turistas) hasta la madrugada. A mi me rompieron mi cámara, ¿y los policías? “bien gracias”, recibían mordida de éstos niños o de sus “madronas” (vean como ejemplo un par de enlaces de abajo).

Exclusiva: “Denle algo de dinero a los policías y también chicles”

La Mendicidad como Negocio: cárcel a los que pidan dinero y también a los que los ayuden en #Noruega

Suma de males

Políticos ineptos y ladrones, taxistas violentos, malandrines a cambio de votos, travestis que se aprovechaban de los turistas borrachos, y las madronas que utilizan niños “de la calle” para fomentar lástimas y recibir dinero (o de vez en cuando, les rodeaban y les metían la mano en los bolsillos a los turistas, para luego salir a correr).

Si sumamos todos éstos males, y agregamos que en el 2014 ocurrió lo del huracán Odile, pues tenemos el cartón lleno: Bingo!

#Relato Una noche de terror después del Huracán #Odile #LosCabos #BCS

Los Cabos patas para arriba, y las promesas de siempre. Algunos se beneficiaron tras el huracán, otros nunca se recuperaron.

Cada lluvia inunda y llena de fétidos olores al centro de Cabo San Lucas. En San José del Cabo pasa algo similar (aunque no tanto) y La Paz, no queda tan lejos.

Si una lluvia hace eso, pues la Tormenta tropical Lidia hizo su mayor demostración que Cabo San Lucas está al borde del precipicio. Todavía no se recuperaron algunas calles desde Odile, cuando ya llegó Lidia, y así sucesivamente, año tras año, como no hay mejoras significativas, y muy poca inversión en el “pueblo” (en la parte no turística de la ciudad), pues entonces va para atrás.

La vulnerabilidad de Los Cabos #Lidia

Los “genios” turísticos

Los “genios” turísticos (hoteleros) diseñaron varias veces las estrategias de Los Cabos. Primero convencieron a la población local que Los Cabos no era nada antes del turismo, así que todos deberían darles las gracias. “Antes del Turismo, Los Cabos era solamente un pueblo de pescadores” “¿Eso quieren? ¿Quieren que Los Cabos sean nuevamente un pueblo pesquero?”. Son los argumentos que impusieron en las mentes de los cabeños.

Pues Los Cabos era un lugar privilegiado. Pueden imaginarse como se vería antes sin tantos hoteles que comenzaron a tapar todas las playas. Los hoteleros dicen que ellos no se robaron las playas (puesto que si uno pide permiso o avisa a dónde va, les tienen que dejar pasar) pero yo digo que si ellos no se robaron las playas, al menos se robaron el paisaje. Cuando uno va de Cabo San Lucas al aeropuerto que está en San José del Cabo (o viceversa), hay que mirar entre hoteles para ver un poco de mar, y muchas veces ni siquiera se ven las playas.

En fin, ellos (los hoteleros) pusieron a un alcalde a su medida que simplemente los favoreció desde el primer día (pero eso también hicieron antes, y lo seguirán haciendo, por eso ya ni me gasto en dar nombres) y le crearon una “Zona Dorada” solo para turistas. Para ello se robaron un tramo de la carretera y unas playas, y reparten de nuevo como si no hubiera pasado nada. ¿Eso favoreció para que llegaran más turistas? No.

Narcos y Balaceras

Poco a poco, Los Cabos dejó de ser sinónimo de calidad turística.

Primero cayó La Paz (capital del estado de Baja California Sur) con las primeras balaceras (en 2014), y después, las balas llegaron a Los Cabos (a principios de 2016). Antes de eso también existían balas, pero eran bastante disimuladas por el ruido de la ciudad. Unas que otras, y de vez en cuando. Algunos asesinatos en la playa El Chileno, entre la arena o empujados al mar, u otros cuerpos que aparecieron calcinados. Sólo Dios sabrá. Pero todo parecía indicar que la cosa era “entre ellos”.

No nos vamos a hacer tontos, las mafias de narcotráficos existen en Los Cabos desde que llegó el “bendito” turismo. Cualquiera que estaba parado en el centro de Cabo San Lucas, podía ver un auto sin placas que se estacionaba brevemente y al cual se acercaba alguien a comprar sustancias. Fast. Todo rápido. Si no era un vehículo, era el mismo “dealer” que se encontraba parado como arbolito en pleno centro, a las puertas de algún antro, o en una esquina concurrida, donde supuestamente monitoreaban con cámaras de seguridad. A cualquier hora del día, pero principalmente en las tardes y noches, en cualquier parte de la ciudad, hasta el descaro de decir que ocurría en pleno centro, a la vista de todos. ¿Y los Policías? Bien, gracias.

El aumento de narcotráfico se mantuvo prácticamente igual, con la diferencia que poco a poco se fue convirtiendo en un campo de batalla. Cuando más narcos eran espantados de Michoacán y otros lugares (con la disolución de la Familia Michoacana, por ejemplo), más llegaban a Baja California Sur donde El Chapo ya no podía cuidar como antes. El cartel de “Los Dámaso” hizo de las suyas en Baja California Sur, y todo se puso de cabeza cuando dicho cartel envió a su sicaria más sanguinaria de todas: “La China”. A partir de entonces, las calles comenzaron a teñirse de sangre en La Paz, y era evidente que tarde o temprano eso iba a salpicar a Los Cabos. En el período 2013-2014 fue el apogeo de las balaceras paceñas, y poco a poco se hicieron costumbre. Evidentemente, la sangre llegó a Los Cabos, y llegó hasta la misma playa, donde un sicario mató a una persona que estaba tomando sol.

#LosCabos La sangre de los turistas ya llega al mar

El turismo en crisis

Las balaceras se hicieron -lamentablemente- en algo cotidiano en casi todo el territorio sudcaliforniano. Desde Los Cabos, hasta La Paz. Desde Comondú hasta Mulegé, pasando por Loreto. Y si decimos que el municipio de Mulegé es muy grande y ha que subdividirlo, entonces diré que desde Santa Rosalía hasta Guerrero Negro.

A causa de ésto, durante éste año, el gobierno de Estados Unidos publicó una alerta turística para sus ciudadanos, diciendo que Baja California Sur (en especial: Los Cabos y La Paz) ya no es seguro para viajar.

Eso provocó un desplome en las reservaciones de hoteles y viajes, ocasionando un derrumbé (como si fuera dominó) en aerolíneas, cruceros y hoteles. Y de ahí, al bolsillo de los trabajadores y demás que viven indirectamente de los turistas.

Hoy, Baja California Sur fue “trending topic” en Twitter (eso quiere decir que fue muy nombrado miles de veces en Twitter a través de noticias o comentarios, que tuvo una mención aparte). Pues, lamentablemente se hizo trending topic porque a causa de las balaceras, porque murieron 35 personas en una semana, porque mataron a otro bebé, porque hay gente inocente que sigue cayendo con las balas y el gobierno no hace nada…

Sigue la inseguridad, y se van los turistas; y cuando se van no vuelven más, y existe la posibilidad de que Los Cabos caiga se caiga en default (quiebra, que no pueda pagar sus deudas, sueldos, etc.), que caiga en una crisis grande como la que tuvo Acapulco hace unos años cuando casi nadie iba.

En 1990 y hasta principios del 2000, decían que todo lo que plantabas (cualquier negocio que pusieras) crecía y se iba para arriba. Y era más o menos cierto. Pero Los Cabos ya no es el mismo de los 90 o del principio del 2000. Ahora las balas pasan rozando a las mejillas de la sociedad, y las cejas de la indiferencia social tiene que levantarse y salir a hablar del tema porque así como el turismo internacional en gran escala dejó de ir a Acapulco (en la cantidad en que concurrían antes), no crean que en Los Cabos harán la excepción. Y Los Cabos, así como gran parte de Baja California Sur, solo sabe vivir del turismo o del estado.

Hoy Los Cabos está tocando piso por todo lo que mencioné. Y si cae Los Cabos, caerán los otros municipios (La Paz, Loreto, Comondú y Mulegé). Por eso, el estado entero de Baja California Sur corre el riesgo de caer en un default, a causa de que se convirtió en un estado fallido. Un estado que le ha fallado a sus habitantes, y que no sabe o no puede cuidar a los que lo visitan, un estado que no puede parar a la delincuencia.

Hoy, Los Cabos está peor que Acapulco. Ya no quedan dudas. Las muertes que se registran en la otrora “Perla del Pacífico”, ha sido superada en Los Cabos y en La Paz, donde matan a bebés, ancianos, niños, y turistas que toman sol en las playas… Los Cabos es un lugar donde la playa ya se tiño de rojo, y la sangre ya llegó al mar.

Aunque Los Cabos ha sobrevivido huracanes y tormentas, es muy difícil sobrevivir balaceras por doquier, y si lo supera (puesto que ha superado muchas adversidades), no logrará superar eternamente a los políticos corruptos que solo roban y no hacen nada para terminar como la delincuencia organizada, esa delincuencia que provocaron con su falta de acción y que ahora que solamente demuestran los únicos desorganizados son las autoridades de Baja California Sur.

 

Anuncios

Yo opino...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: