¿Qué son los “Huracanes espaciales”?

Imagen: Holly Zell / NASA

Los huracanes espaciales no llegan a la Tierra pero pueden provocar turbulencias que afecten al campo magnético terrestre, transportando energía y  masa hacia la magnetosfera.

A pesar de que el Clima Espacial es una ciencia relativamente nueva (en comparación a otras muchas), el interés por las Tormentas solares está aumentando cada vez más, gracias a las difusiones en los medios de comunicaciones.

El Sol es el actor principal en el estudio del Clima Espacial (al menos en nuestra galaxia), por lo que cada actividad solar, es estudiada con mucho detalle por los científicos.

Lo que más se estudia del Sol son las Tormenta solares, o también llamadas Tormentas Geomagnéticas, en cuanto a que lo que más preocupa del Sol, es su afectación en el planeta Tierra.

Éstas tormentas suceden muy a menudo (prácticamente cada una o dos semana), pudiendo pasar desapercibida (en caso de una tormenta geomagnética inferior) o llamar la atención (en caso de una tormenta geomagnética superior a 5 en el índice Kp).

Las explosiones solares (que provocan dichas tormentas) pueden ser de tan magnitud (tan grandes) que podrían causar un colapso en el complejo sistema de comunicaciones terrestre. Pudiendo afectar de ésta manera a las comunicaciones por radio, de celulares (telefónicas), satélites, comunicaciones de aviones, etc.


Huracanes espaciales

Las fluctuaciones del viento solar (o plasma) causan éstos “huracanes espaciales”, formados por un fenómeno denominado inestabilidad de Kelvin-Helmholtz (KH). Una inestabilidad KelvinHelmholtz, IKH o cirrus KelvinHelmholtz puede ocurrir cuando un flujo se presenta dentro de un fluido continuo o cuando hay suficiente diferencia de velocidad a través de la interfaz entre dos fluidos.

A pesar de que permanecen muy lejos de la Tierra (a más de 500 mil kilómetros), “las ondas KH pueden producir fluctuaciones de ultrafecuencia en las líneas del campo magnético terrestre e interactuar con las partículas del cinturón de radiación“, indicó Katariina Nykyri, investigadora del Centro para la Investigación Espacial y Atmosférica (Florida, Estados Unidos). En otras palabras, pueden provocar turbulencias que afecten al campo magnético terrestre.

Nykyri detalló que el peligro de esos ‘huracanes especiales’ es que es una de las principales formas en que el viento solar transporta energía, masa e impulso hacia la magnetosfera, con lo cual “afectan a la rapidez con que crecen las ondas KH y su tamaño”.

 

Anuncios

Yo opino...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: