El Paradigma de Edgar Morin

El Paradigma de Edgar Morin nos explica por medio de la batalla del Mar del Coral, por qué a veces hay que alejarse del entorno para ver con más claridad el problema o la situación que nos rodea.

El filósofo y sociólogo francés Edgar Morin nos explicó hace mucho tiempo -en un simple relato-, uno de los temas más abstractos que muchos estudiantes no podíamos entender: El Paradigma. Hace muchos años atrás, tuve la oportunidad de estudiar en la Universidad, algunos textos de Edgar Morin, quién ha perdurado en mi memoria desde entonces. Había un texto en particular en el que planteaba el concepto de los Paradigmas, y para explicarlo mejor lo comparó con una batalla naval, y fue solo así que pude entender -con total claridad- su pensamiento, y encontrar respuestas en situaciones que nos hace enfrentar la vida.

El Paradigma que planteaba Edgar Morin no se reducía a un conjunto de modelos, reglas o mandamientos rígidos, sino a un conjunto de Ideas que conforman un Sistema mucho más complejo, y dónde estamos tan involucrados y no podíamos comprender totalmente ni encontrar la salida, puesto que ya somos parte del mismo.

El “Paradigma“, es un Sistema, o un conjunto de pensamientos y creencias que nos hace pensar de determinada manera, sin saber cómo buscar pensamientos alternativos.

Así es como éste filósofo y sociólogo comparó un concepto abstracto, con un ejemplo que todos pudiéramos comprender mejor, y para ello se refirió a una Batalla que ocurrió en el Mar del Coral.

La Batalla del Mar del Coral

Después del ataque a Pearl Harbor, los japoneses invadieron distintas islas y zonas del Océano Pacífico, por lo que estaban dominando desde el Norte hasta el Sur. Por tal motivo, los estadounidenses -liderados por Douglas MacArthur-, fueron a confrontarlos hasta esas aguas, y así fue como éstas dos naciones tuvieron que enfrentarse con sus buques de guerra y aviones, en uno de los enfrentamientos navales y aéreos más decisivas de la Segunda Guerra Mundial, logrando que esa batalla permaneciera hasta hoy en los libros de guerra, como uno de los capítulos más importantes de la Historia: la Batalla del Mar del Coral.

Cuando hablamos de la Segunda Guerra Mundial, muchos tienen en sus mentes las imágenes de películas, en donde vemos alemanes contra estadounidenses o norteamericanos. Sin embargo, una de las batallas más importantes que existió durante esa época, fue la que se realizó en el Mar del Coral, en una zona cercana a Australia.

Mientras que los buques de guerra japoneses y estadounidenses se partían a cañonazos en el mar; de los portaviones de ambos bandos no paraban de salir aviones que se cruzaban en el Cielo, a la vez que trataban de hundir los barcos enemigos, mientras que, los buques les disparaban sus municiones de gruesos calibres, para tratar de derribar los aviones japoneses, porque sino esos aviones dirigidos por kamikazes se estrellaban a propósito contra las embarcaciones contrarias.

Todo eso fue brutal para los dos bandos, y ninguna de las dos armadas dejaron de disparar a los buques y aviones contrarios, hasta que el humo de todas las naves averiadas, terminó convirtiendo a ese lugar en una zona impresionante que sus sobrevivientes jamás pudieron olvidar, una mezcla de infierno sobre el mar, donde abundaba humo, calor, gritos, agonías, sangre y muertos.

En un momento dado, había tanta confusión entre los capitanes de los barcos de ambos lados, y no sabían si estaban ganando o perdiendo, por lo que no les quedaba otra que seguir en esa vorágine belicista, disparando sin parar a todo lo que veían flotar o volar. Entre tanta confusión, es probable que hasta se tiraron “fuego amigo”, como se dice en la jerga militar cuando los disparos provenientes del mismo bando.

Ambos bandos se hicieron demasiado daño, pero al final los estadounidenses lograron prevalecer -con demasiadas bajas-, frenando así la expansión japonesa en esa zona del Océano Pacífico.

Es así como el filósofo y sociólogo Edgar Morin utilizó este ejemplo para que nosotros pudiéramos entender lo que es un Paradigma, y cómo los seres humanos nos encontramos en algún momento, ensimismados sin ver qué es lo que sucede realmente a nuestro alrededor. Tienen que imaginar la escena: estamos en una batalla, de la cual no podemos salir, y tampoco podemos elevarnos para entender qué sucede. Es decir, dentro de nosotros mismos, vivimos con intensidad una realidad diminuta, perdidos en un sistema de pensamiento (Paradigma), creencias, necesidades y frustraciones, que nos llevan a pensar que no que más que seguir tirando cañonazos a nuestro alrededor para poder sobrevivir, mientras que el humo no nos deja ver con mayor claridad. ¿Qué nos queda en esos momentos? Tomar distancia de esa situación para poder ver todo con mayor claridad. Por todo eso, un Paradigma es todo lo que pensamos y lo que nos hace ver ese momento de una determinada manera, y la mejor manera de continuar es tomándonos una pausa o alejándonos para poder pensar, y ver las cosas con más claridad. De esa manera, ésta enseñanza es aplicable a los problemas de cualquier persona, sea que tenga pocos problemas, como aquellos que se ahogan en un vaso de agua; o demasiados, como aquellos que no pueden ver la salida y tienen que cambiar de Paradigma.

Más información

Anuncios


Categorías:Notas, Notas de opiniones, Notas de Revista

Etiquetas:, , , , , ,

1 respuesta

Trackbacks

  1. Rompiendo paradigmas, casos de la vida real: Confusión de Género – Noticabos

Yo opino...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: