Extorsiones telefónicas: los métodos más comunes de los extorsionadores

Extorsiones telefónicasLas extorsiones telefónicas van en aumento y Baja California Sur es una de las entidades mexicanas con mayor cantidad de víctimas. La mayoría de éstas llamadas provienen de otros estados, y en muchos casos, esas llamadas son originadas desde celulares ocultos en distintas cárceles del país.

Las Extorsiones telefónicas van en aumento. La mayoría de las veces son engaños realizados desde otros estados del país (ver números telefónicos), solicitando que les depositen a cuentas que no son de los delincuentes, sino que se tratan de bancarias que piden “prestadas” a familiares y conocidos.

Cuentas bancarias

¿Cómo es eso de que piden “prestado”? Sí, evidentemente los delincuentes no son tan tontos, por lo que muchos de ellos utilizan cuentas con datos falsos (nombres o domicilios que no corresponden), o cuentas “prestadas”. Las cuentas “prestadas” significan que los delincuentes engañan a otros para que les den su número de cuenta bancaria, y así terminan cometiendo sus delitos. Ejemplo: convencen a sus vecinos o conocidos, afirmando de que están esperando recibir un depósito urgente, pero dicen que no tienen cuenta bancaria. Cuando le dan el número, se encargan de hacer las extorsiones telefónicas, y después se ponen a presionar al titular de la cuenta bancaria para que le entregue el dinero. En caso de que éstos extorsionadores estuvieron presos, entonces envían a alguien (parte del grupo de delincuentes) para que realice ésta operación, amenazando al titular de la cuenta para que vaya a retirar y/o entregue el dinero depositado. Cuando ésto ocurre, existen dos víctimas: las personas extorsionadas (que realizan el depósito), y los verdaderos titulares de las cuentas bancarias (quienes generalmente no son delincuentes, pero que terminan siendo engañados por éstos)..

Por eso es que la mayor parte de los depósitos realizados en las Extorsiones telefónicas, resultan muy difíciles de rastrear, por lo que es recomendable que no realice ningún tipo de depósito.

Las extorsiones más comunes

  • “Tenemos información que desde ése número que está a nombre el (titular de la línea telefónica) se realizó una denuncia contra el crimen organizado…
  • Grabación de un llanto, y una voz que pide auxilio: “¡Mamá, ayúdame por favor, no me dejan salir hasta que me deposites dinero…!”
  • “Tenemos secuestrado a tu esposa y a tu hija…”
  • Somos de la Policía Federal, y tenemos detenido a un familiar suyo aquí en la “frontera, pero como no tiene dinero nos dio su número para ver si usted realizará un depósito para que quede en libertad”
  • “Tenemos a tu marido/esposa, y te vamos a dar instrucciones a través de otro teléfono (que generalmente está en algún hotel o cabina telefónica), por lo que a partir de ahora necesitamos que apagues tu teléfono celular”… (Mientras tanto, realizan otra extorsión telefónica a la otra persona (tu esposo, esposa, etc.) diciéndoles que te tienen secuestrado/a a ti, y como tu celular se encuentra apagado, la otra víctima (tu esposo/a, etc.) termina cayendo en el engaño.

Engaños telefónicos

La mayor parte de los engaños telefónicos, son considerados comúnmente como extorsiones telefónicas. Sin embargo, dentro del lenguaje jurídico, hay que tener en cuenta que no todos los engaños son extorsiones, ni todas las extorsiones son engaños.

Una extorsión es un delito que consiste en obligar a una persona, a través de la violencia, amanezas o intimidaciones, para que realice un fin determinado. Por lo tanto, si alguien le llama a usted, haciéndose pasar por su sobrino, y le dice: “tío, estoy en un problema, por favor envíame dinero que después te lo devuelvo”, no es una extorsión, sino un engaño.

Veamos algunos ejemplos:

  • Extorsiones telefónicas: Si no me entregas $…, e voy a demandar / te voy a dar una golpiza / te voy a mandar a golpear / te puede pasar algo / te van a ir a buscar a tu casa / te tienen bien identificado y ya sabes lo que va a pasar / etc. Aunque en éstos ejemplo existen un caso de amenaza indefinida (ejemplo: “ya sabes lo que te va a pasar”), también se considera como una extorsión, puesto que la amenaza está dentro del contexto del mensaje.
  • Engaños telefónicos: Cualquier tipo de llamada telefónica y/o mensajes que no contengan una amenaza o posibilidad de daño (para la víctima o terceros), no son considerados extorsiones. Ejemplo: “Usted es el ganador de una herencia en el extranjero, pero necesita depositar para comenzar los trámites pertinentes” / “Le consigo un buen trabajo en Canadá, pero necesita depositar $… para garantizar el lugar” / “Deposite tanto dinero a esta cuenta para que le ayudemos a poner en regla sus papeles migratorios”, etc.
  • Área gris (casos mixtos): Sin embargo, existen casos que cuestan diferenciar con facilidad. Ejemplo: “(llaman llorando) … “mamá, me tienen detenida y no me quieren soltar, envíame dinero a ésta cuenta“. Pero resulta que la mujer que llamó no era la hija de esa persona, sino que se trataba de una grabación o de la voz de una consumada engañadora que se hace pasar por quien sea con tal de sacarte dinero. En estos casos, también se considera que es una extorsión telefónica pese a que en realidad, la verdadera hija no estuvo nunca en peligro (sino que la engañadora simulaba todo, hasta el llanto). Por lo tanto, la víctima considera que existe un potencial peligro, y termina cayendo en la trampa. De ahí pueden sacar las siguientes conclusiones: 1) Que exista un potencial peligro 2) que ese potencial peligro sea subjetivo (es decir, basta que la víctima considere que exista un peligro) 3) No es necesario que ocurra un daño, basta la simple amenaza.

Como ven, existen muchas entre Extorsionar y Engañar telefónicamente. Cuando usted siente que le están amenazando (a usted o a su familia), es una extorsión.

Aunque para muchos, las extorsiones telefónicas y los engaños telefónicos son parecidos, en la Legislación existen muchas diferencias, puesto que la extorsión es un delito bien definido, mientras que el engaño telefónico es mucho más complicado de demostrar.

Las llamadas de “Los Zetas”

En México, las llamadas más comunes son las que se realizan de parte de Los Zetas. Por la manera operar sanguinaria que tiene éste cártel, hasta los delincuentes que no son de éste grupo, terminan haciéndose pasar por miembros de Los Zetas, para causar miedo entre los que les escuchan. Personalmente he recibido una llamada de éstas, y en el siguiente enlace (link, dirección) pueden leer el tenor de las amenazas.

En general, dicen:  “¿Se encuentra el titular de la línea telefónica?” o “¿Se encuentra fulanito de tal?”. Si continúan diciendo que existe una denuncia del titular de la línea telefónica en contra de un grupo del crimen organizado, cuelga de inmediato, porque estás a punto de ser víctima de una extorsión telefónica. Después de colgar, desconecta el teléfono por unas horas o no vuelvas a atender a ese número.

Éste tipo de llamadas son muy comunes en Baja California Sur, tanto que ya no se entiende cómo continúan engañando a la gente. Baja California Sur está muy lejos de todo (como si fuera una isla), por lo que la delincuencia organizada no anda (todavía) por las calles, con camioneta y hombres armados como si nada, como ocurre en otros estados.

  • Otro caso: Hace dos días, la Policía Municipal frustró una extorsión de unos supuestos miembros de “Los Zetas”. En éste caso, llamaron cerca del mediodía a una joven empleada del Banco Azteca, y diciendo que tenía que depositar una gran cantidad ($165 mil pesos) porque ya se habian puesto de acuerdo con el gerente, pero como ella comentó que no sabía nada, por lo que no podría hacer caso, le comenzaron a amenazar, y le dijeron que iban a volver a llamar para ve si había juntado el dinero, y que posteriormente pasarían por el mismo. Mientras tanto, la empleada que ya estaba muy nerviosa, ya había reunido dicha cantidad, pero por suerte llamaron a la Policía Municipal, cuyo comandante estaba presente cuando volvieron a llamar, por lo que éste le dijo que ni se atrevan a continuar molestando porque les iban a atrapar. Los delincuentes ya no volvieron a llamar, y por supuesto tampoco fueron por el dinero. Pero aquí va una pregunta importante ¿Actuó bien la Policía Municipal?

El Comandante dijo que no vuelvan a llamar y que no se atrevan enviar a nadie al Banco porque sino les iban a atrapar, y ya tenían rodeado el lugar. ¿Pero no era mejor “seguirles el juego” para ver si alguien pasaba a recoger el dinero? En general, los delincuentes no pasan por el dinero, y como dije antes, en la mayoría de los casos de Extorsiones telefónicas, las llamadas se realizan desde otros estados. Sin embargo, cabe la posibilidad de que tengan cómplices activos en éste estado.

Suponiendo que todo era parte de un engaño desde otro estado, la extorsión telefónica sigue los siguientes pasos: 1) llaman y amenazan a la víctima, para que junten x cantidad de dinero. 2) Vuelven a llamar para verificar cuánto dinero logró conseguir la víctima. 3) Exigen que depositen en una cuenta bancaria.

Sin embargo, en éste y en otros casos similares, dijeron que “pasarían a buscar el dinero”, por lo que hay que preguntar ¿Qué sigue entonces? Generalmente no pasan por el dinero, por lo que aquí quedan solo dos posibilidades: 1) que hagan salir a la víctima de su área de trabajo, y deje el dinero en algún lugar solitario, o 2) que a último momento convenzan a la víctima para que deposite esa cantidad de dinero en una cuenta bancaria.

¿Qué hacer?

Las extorsiones telefónicas, se está convirtiendo en el delito que más intentos tiene, puesto que existen muchas personas que no paran de marcar, a decenas de números por día, hasta conseguir víctimas que “caen” en el engaño.

Si quieres realizar una denuncia, puedes llamar a los siguientes números: 01 800 440 3690  y  01 800 737 4842. Recuerda, tu llamada es anónima, por lo que no te deben pedir ningún dato tuyo.

Recomendaciones:

  • Anotar el número telefónico y la hora. Si tu teléfono no tiene Identificador de llamadas, trata de cambiar por uno que sí lo tenga, es muy importante ver el número de la persona que está llamando. El identificador de llamadas te servirá de inmediato para saber si es una llamada local o de larga distancia. Si encuentras llamadas perdidas de números que no conoces, no vuelvas a llamar a ese número.
  • ¿Con quién hablo? Cuando contestes el teléfono, siempre pregunta con quién hablas. Muchos engaños ocurren porque uno cree estar hablando con una persona (recuerden el caso: “mamá, me tienen detenida y no me quieren soltar, por favor envíame dinero a tal cuenta” o, “tío ayúdame, sé que hace mucho que no te llamo pero te necesito, estoy en la frontera, (o aquí en el aeropuerto de tal ciudad), y no me van a soltar hasta que…, por favor deposítame a tal cuenta“).
  • Cortar enseguida: si la persona que te llamó es un extraño, trata de cortar enseguida y no atender por un lapso, eso desalienta a los extorsionadores, y continúan llamando al siguiente de la lista.
  • ¿Con quién deseas hablar? Cuando atiendas el teléfono, siempre tienes que dudar, no importa que te diga “mamá”, “papá”, “tío”, o lo que sea, siempre pregunta el nombre de la persona con quien desea hablar.
  • Mantener la calma (no entrar en pánico). No debes transmitir miedo o dudas en tu voz, porque si eso ocurre, ellos comienzan a presionar más. Nunca debes decir cuánto dinero tienes. Trata de grabar las llamadas. Si no puedes grabar, al menos anota todos los detalles que puedas, principalmente el nombre y número de cuenta (para hacer la denuncia posteriormente).
  • Escuchar con atención los datos y detalles del extorsionador (ver si el número telefónico es local o de otra ciudad, sexo y lenguaje de la persona que llama, nombre con el que se identifica, etc.).
  • Si mencionan tu dirección, fíjate si así figura en la Guía telefónica, y sabrás de donde sacaron el número.
  • Conseguir tiempo, y tratar de localizar a la persona amenazada (si es que amenazan a un hijo, esposa, etc.), y tratar de llamar al número telefónico 089, para hacer una denuncia anónima.
  • Descolgar el teléfono (o quitar el cable telefónico del aparato) por un par de horas, siempre y cuando puedas localizar al familiar amenazado, o estar seguro que van a continuar llamando (eso es solo para que no entres en pánico ante las presiones y termines cediendo al extorsionador).
  • No dar datos de familiares y conocidos (nunda comentes nada de direcciones, nombres ni teléfonos de otras personas, puesto que terminarán utilizando contra tí o tus allegados, todos esos datos).
  • Mantener comunicación constante con tu familia, para que sepan todos donde están, con quien y hasta qué hora aproximada.
  • Premios y Concursos: Verifica siempre la legalidad de los Concursos, y no creas en premios de Concursos en los que no haz participado. Duda siempre y no entregues dinero antipado para destrabar los supuestos “trámites legales”. No des datos tuyos ni de otras personas.
  • Trata de que los niños no atiendan el teléfono cuando tú no sabes quién está llamando, porque le pueden quitar mucha información si tú no estás controlando esa conversación.
  • No dar el número telefónico de tu domicilio. Es importante comunicarte con terceros a través de teléfonos celulares (ejemplo, proveedores, clientes, negocios, compañeros de trabajo, etc.). Ellos no deben tener tu número telefónico de tu hogar, puesto que éste debe ser un lugar reservado no para cualquiera.
  • No hacer contestar encuestas telefónicas (puesto que esa es la manera más fácil de conocer los datos y preferencias de ese lugar).
  • Enseña a tus hijos a marcar los números de Emergencia.
  • No digas a través de las redes sociales dónde estás o dónde estarás en las próximas horas, puesto que muchos delincuentes utilizan esa información, sea para dañarte a ti, o para engañar a tus amigos o familiares, diciendo que te tienen localizado/a en tal lugar.

Espero que les sirva toda ésta información.

Más información:

Anuncios


Categorías:Alerta, Policiales

Etiquetas:, ,

2 respuestas

  1. Gracias por los datos, es necesario difundir esta información para que no haya más gente inocente que caiga en las trampas, saludos.

    Me gusta

  2. Los delincuentes tienen un protocolo muy bien estructurado y fácilmente hacen caer a sus victimas en ello: saben cuando alzar la voz, cuando amenazar, darte la “suave” y no solo es un interlocutor, sino que son varios pero generalmente uno es el que mas habla con la victima. También se puede pensar que no se encuentran en el estado, por que el número del que llaman tiene otra clave lada, y como generalmente lo hacen a través de celulares es muy fácil conseguir un chip del estado que se quiera, por ejemplo yo fui a cambiar el chip a telcel por uno diferente y sorprendentemente quien me atendió me preguntó “de que estado lo quiere”. o sea que yo puedo traer un numero celular con clave de Chiapas, Tabasco, Tamaulipas, o Zacatecas, aunque me encuentre en BCS. Como su protocolo opera a través del manejo de emociones y sentimientos una de las épocas donde se registran mas extorsiones es la navideña, además de que hay mas circulante de dinero. Si lamentablemente ya eres victima y acudes a realizar alguno de los varios depósitos que regularmente piden, cuando se este en el banco se puede tomar un papel u hoja y escribir brevemente algún mensaje como por ejemplo “me piden este depósito por extorsión llame al gerente o a la policía” o simplemente “me están extorsionando”. Podría seguir comentando mucho más sobre este doloroso tema, pero solo espero que de algo sirvan esto, por que yo fui victima de extorsión.

    Me gusta

Yo opino...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: