Yo también casi morí ahogado en una playa de Los Cabos

Peligro en la Playa del Divorcio, en Cabo San Lucas

Los Cabos es un lugar con hermosos paisajes, el cual es visitado por miles de turistas extranjeros y nacionales, gracias al buen clima y sus hermosas playas. Sin embargo, hay olas que suelen ser traicioneras y muchas veces hay personas que se ahogan o corren riesgos por causa de no saber que hay playas peligrosas donde cada tanto aparece una ola repentina, mayor a otras, que puede arrastrar a los desprevenidos.

Hace unos años viví una experiencia similar a las de tantas personas que han sido arrastrados por una ola “gigante” en una playa de Los Cabos.

Ocurrió hace unos cuantos años atrás, cuando yo estaba paseando con mi hermana que vino unos días como turista, mientras que yo había llegado unos pocos meses antes, sin saber nada de los peligros que había en éstas playas.

Andábamos paseando por la Playa del Divorcio (la cual está atrás de la Playa del Amor, o al lado del Arco de Cabo San Lucas), cuando de repente vino una ola que arrastró a mi hermana que se había ido a sentar muy tranquila sobre una roca que hasta ese momento parecía una zona segura.

La ola la arrastró con tal fuerza, que quedó como a ocho o diez metros de la costa, y cuando me acerqué, le pregunté si podía salir sola (puesto que sabía nadar) pero ella no podía hablar del susto, no emitía ninguna palabra.

Era como si de repente todo el paisaje hubiera cambiado; momentos antes era un paraíso de día soleado, y en segundos se había convertido en un infierno sombrío, puesto que hasta el cielo se había nublado.

Recuerdo que sentí que todo eso me daba miedo (la bravura del mar, el cielo nublado, la desesperación del momento), puesto que la Playa El Divorcio (que debería llamarse “Playa del Infierno“) da justo adonde se juntan el Océano Pacífico con el Mar de Cortés, y a unos pocos pasos de la costa, la playa se convierte en una zona muy profunda.

Normalmente hay decenas de personas que transitan por esa playa a cada hora, y también suelen haber otras decenas de turistas sacando fotos en lanchas por el mar, pero en ese preciso momento no había nadie que pudiera ayudar.

No soy experto nadador y mucho menos en un mar que de repente se convierte en lugar temible, como si el mismísimo Neptuno estuviera enojado, revolcándose en las profundidades.

Así que no tenía ninguna experiencia de salvar a alguien, pero al ver que ella no estaba nadando hacia la costa, sino que solamente flotaba (puesto que el miedo la había paralizado), me di cuenta que tenía que llegar hasta ella a como diera lugar.

No había tiempo para rezar, o en todo caso, no te da tiempo a nada, ni rezar u orar, apenas si te da tiempo a encomendarte a Dios al pensar “que sea lo que Dios quiera“, antes de entrar al agua para tratar de rescatarla del bravo mar.

En mi vida había leído o visto videos sobre técnicas de salvación, de cómo agarrar a una persona que se está ahogando o en peligro de ahogarse, sin que su desesperación te dé manotazos y se terminen ahogándose los dos. Pero en esta situación no importaba nada, y no había tiempo para pensar en técnicas, así que solo tenía que ver como podía llegar hasta donde estaba ella, y salir con ella del agua.

Tuve la intención de entrar corriendo al agua y zambullirme (como en las películas) y nadar hasta llegar a ella; pero al entrar al agua, no había hecho ni tres pasos cuando una ola fuerte me golpeó en las piernas y me hizo caer.

Sentí como si alguien me hubiera hecho zancadillas, y esa ola terminó arrastrándome por debajo del agua hasta arrastrarme por la arena del fondo marino.

Yo soy una persona fuerte, que aguanto mucho y no me caigo fácilmente, pero esa ola me arrastró como si yo fuera una hoja de papel, que es arrastrada sin piedad por el fuerte viento de una tormenta.

Cuando caía, solo recuerdo haber tomado la precaución de cerrar la boca y aguantar la respiración para no tragar agua, ni que ésta entrara a mis pulmones, y durante unos segundos sentí cómo la arena del lecho me raspaba en distintas partes del cuerpo, en la espalda, los brazos, las piernas, y hasta en los costados de la cara y resto de la cabeza. Era como si el fondo me estuviera lijando, y yo estuviera dando vueltas adentro de un gigantesco lavarropas, cuando en realidad solo estaba revolcándome en el fondo del mar.

Cuando al fin pude salir a la superficie, veo que mi hermana flotaba cerca, y yo pude acercarme a ella, y estirándome un poco la pude alcanzar. La tomé de una mano y sentía como ella se aferraba a mi con desesperación, mientras me miraba con sus grandes ojos marrones.

Sin que ella me hubiera dicho nada, yo sentía que ella estaba esperando que yo le sacara de ahí de un jalón y la tirara hasta la arena seca de la playa; pero obviamente no podía hacerlo.

Por unos segundos que parecieron eternos, los dos nos quedamos paralizados en el mar, agarrados de las manos. Ella me miraba a mi, y yo miraba detrás de ella, porque veía que otra ola gigante se venía, y mis ojos se agrandaban a medida de que se acercaba. Cuando estuvo muy cerca, apenas alcancé a decir: “¡Cuidado, otra ola!”, y ésta nos golpeó con fuerza, y ella no tuvo tiempo ni siquiera a mirar para atrás.

Esa nueva ola nos golpeó con tanta fuerza, que nos separó bruscamente. Todo duró unos segundos que parecieron interminables.

Por suerte, esa última ola nos arrastró -a ella y a mi- hasta la playa y quedamos tirados en la arena mojada, desparramados, como si nos hubiera agarrado un tsunami.

Yo me levanté como pude, como si me moviera en cámara lenta, mientras la veía a ella todavía tirada boca abajo en la arena. Le grité que se levantara, pero no me hizo caso, así que le comencé a empujar desde su parte trasera, pero ella no podía moverse ni dar ningún paso, puesto que había quedado exhausta.

Yo no podía más, puesto que en esos pocos segundos o minutos (nunca supe cuánto estuvimos en el mar), nos quedamos agotados, sin energía, y apenas podía moverme, pero apliqué todo mi esfuerzo para empujarla, aunque reconozco que no era suficiente, desde esa posición no lograba moverla demasiado.

Así que, no sé como pude, pero corrí o me moví hasta delante de ella, y le agarré de un brazo y le comencé a estirar, cuando de repente, llegó un turista hasta mi lado, y le comenzó a estirar desde el otro brazo.

Así la arrastramos por la arena mojada, hasta llevarla a la arena seca, donde me desmoroné a su lado, mientras que el turista (cuyo nombre nunca supe ni alcancé a preguntar) se fue tranquilamente caminando con su novia como si no hubiera pasado gran cosa. Supongo que no vieron toda la secuencia y a lo mejor pensaron que estábamos chapoteando en la costa, sin darse cuenta de que casi morimos ahogados.

Otra ola llegó, pero ya no nos alcanzó, por lo que recién ahí me tranquilicé, y me di cuenta de que ya estábamos a salvo.

La playa volvió a quedar vacía, sin que pasaran otros turistas, sin lanchas, sin ningún cuidador o salvavidas, sin ningún letrero que diga: “Cuidado. Playa Peligrosa“. Desde ese día, que ha pasado hace muchos años, jamás volvía a esa playa.

Anuncios

23 comentarios sobre “Yo también casi morí ahogado en una playa de Los Cabos

Agrega el tuyo

  1. YO soy un viejo lobo de mar que ha (sobre)vivido grandes aventuras en el mar de cancun, y lo unico que les puedo decir es que los cabos es una maldita mierda ya que no hay una maldita playa bonita en donde se pueda nadar, es decir nadar es imposible , a menos que seas un pinche super atleta suicida, repito no existe un solo lugar apto para nadar en este maldito lugar de mierda feo.

    Me gusta

  2. DE HECHO ESTA PROHIBIDO ACERCARSE A CIERTA MEDIDA DE LA ORILLA DE LA PLAYA DEL DIVORCIO HASTA TIENE ANUNCIOS EN LA ORILLA, YA QUE ESAS AGUAS PERTENECEN AL OCÉANO PACIFICO Y POR LO TANTO ES MAS ABIERTO, POR SU PUESTO MUCHO MAS PELIGROSO PORQUE EL VIENTO PEGA DIRECTO Y NO HAY NADA QUE PARE LA FUERTE MAREA.

    Me gusta

  3. Una vez que no quería ir a la playa -no se porqué-, con mi señora e hija, que nos habían invitado una compañera de curso de mi sra.No sé porqué no quería, hasta no quería partir el auto de ellos. Pero partió y fuimos a Las Cruces, Santiago de Chile. Llegamos a acampar a una casa en el patio dormí super mal. Al otro día fuimos al mar, almorzamos y me tomé una cerveza y tenía sueno. Se fueron a la playa grande y se puso a jugar la compañera de mi sra. con un amigo, cuando de repente una ola le arrastró a su amiga y yo, Carlos vi que venia otra ola mas grande. Me paro y corro a empujarlos a los dos hacia afuera y la ola me atrapa a mi me llevaba, pero yo me aferré a la arena como pude. Vi una oscuridad muy grande y pensé en mi hija y sra. y como yo sabia nadar no se cómo reaccioné y salí pero la amiga de mi sra. quedó en shock, mirando hacia el mar y me dijo yo vi tu cara cuando te llevo la ola, pusiste una cara de niño. De esta mala experiencia estuve por años soñando con olas que atrapaban a mi sra. e hija y yo los salvaba.

    Me gusta

  4. vivi en san jose del cabo en la bella epoca que todo era naturaleza pura,74–77, en aquel entonces la zona mas peligrosa para nadar o meterse a la playa era justo en frente de la bocana del estero en pleno mar abierto,olas enormes ,impresionantes y peligrosas,ahi aprendi a no darle jamas la espalda al mar,kilometros adelante rumbo al sur estaba playa costa azul,peligrosa por rocosa,oleaje y profundidad.la playa favorita en aquellos tiempos era la palmilla donde aprendi a nadar ,como muchisimos niños y adolesccentes josefinos,bajo los sabios consejos de un personaje entrañable ,el forey o forei,quien conocia a cabalidad las playas cabeñas y sabia la ubicacion de corrientes y formacion de remolinos en dichas playas ,escuche sus consejos varias veces cuando se acercaba a las orillas de la playa a brindarlos desinteresadamente,un maestro natural y amistoso que vivia cerca de la playa o algo asi,ya que la mayoria de veces que teniamos paseos escolares por ahi andaba,
    que tiempos aquellos de adolescencia,mis tios ,mis primos,amigos,etc,
    he vuelto a san jose del cabo algunas veces,dicen algunos que es muy bonito,pero los que conocimos el san jose del cabo de esas epocas ,estoy seguro que no lo cambiarian por el actual

    Me gusta

    1. is a beautyful place …los cabos but the best idea change the devorce beach ..by the love beach …if you dont wanna come home in a litter box jajaaaa…clamp the good direcction ok…

      Me gusta

  5. Yo vivía en San José del Cabo, siempre tenía el gusto y el placer de meterme playa adentro nadando a cualquier playa que fuera; Chileno, Santa María, Cabo Pulmo, y nunca pasaba nada, siempre el mar tan tranquilo, pero un día tuve una experiencia en Chileno, esa playa tan tranquila, en la que estando como a 100 metros alejado de la orilla, cuando quise regresar, pase al lado de un remolino que se había formado, inmediatamente nadé en dirección contraria y acercándome más a la orilla, afortunadamente no me pasó nada, pero nunca más me volví a meter de esa manera porque me dijeron que esa playa generaba esos remolinos que si uno te atrapa ya no sales. Aunque yo siempre tenía el gusto de meterme así a las playas, en la que nunca lo hice fue en la de Las Palmas, la que está justo enfrente de la MEGA en San José, nada más con escuchar las olas en ese lugar me generaba respeto, y un día que quise bañarme ahí una ola casi me arrastra hacía adentro, pero lo único que logró fue arrastrarme en la arena y luego pude salir sin problema.

    Me gusta

  6. Hola a todos..!!
    Fijate qe por curiosa empeze a leer tu comentario pues buscaba novedades de Los Cabos ya que soy Agente de Viajes pero hasta el momento no me han mandado a ese destino, quisiera saber que hoteles estan por ahi cerca, para ir comentandoles a mis pasajeros, se que la playa es peligrosa pues a unos pasos ya es mar abierto, pero no sabia hasta que grado.
    Gracias a dios todo salio bien..!!

    Pero no estaria nada mal que huviera un letrero como aviso.

    Me gusta

  7. a mi a mi hermana y mi sobrinito tambien nos llevo la ola en la playa santa maria estuvimos no se cuanto tiempo luchando paa salir, un chico ayudo a mi hermana y sobrinito es alucinante recordar ese dia,casi nos morimos y tmb es asombroso ver como para la naturaleza somos nada y nosotos nos creeemos tan poderosos.
    esa vez un local nos recomendo esa playa 😦 y a los que le a pasado y salvado me entenderan y los que no mis condolencias

    Me gusta

  8. Tienes toda la razon y como ese hay otros muchos ejemplos y desafortunadamente para algunos no hubo final feliz como el tuyo. Pero ese no es el unico riesgo que hay alguna vez viste a una pareja de turistas que rentan las motitos esas para andar en la ciudad y se van a la carretera federal? Hace poco hubo una pareja que se accidento en el mirador y el muchacho se rompio los dos femurs. Y el canadiense borracho que se cayo del balcon del hotel en san lucas y muchos otros que solo vienen a encontrarse de frente con la muerte sin imaginarlo. Pienso que en muchos casos con una simple advertencia,leterero, o hasta un comentario por parte de algun local podria haber evitado muchas de estas tragedias. Que valiente fuiste al arriesgar tu propia vida por esta mujer, pero tambien en muchos de los casos ni las gracias te dan estos turistas malagradecidos que piensan que porque es mexico pueden violar las leyes y comportarse de manera ilegal aqui cuando no lo hacen en su pais de origen. Les dices algo y les vale piensan que son inmortales. Hay que poner de las dos partes, o que no vio donde estaba la turista? Como tu dices bien quitada de la pena arriba de la ultima piedra que divide el pacifico del mar de cortes, es obio y me consta que los lancheros que te llevan a estas areas te dice que tan peligrosas son esa playas. Asi que tambien tuvo culpa ella por no “ubicate” no? No estas en balandra es el oceano pacifico. En fin que bueno que pudiste salir de el mar yo no creo que habria arriesgado mi vida.

    Me gusta

  9. Que bueno que todo salio bien y que ahora solo es un recuerdo malo pero dejame decirte pasan tantos accidentes ahi en esa playa por la irresponsabilidad de la gente como tu que habiendo a 100 mts la playa del amor que no es nada peligrosa les encanta irse a bañar o tomar el sol a la otra playa acercandose mucho a la orilla si a leguas se ve lo peligrosa que es es una playa desolada por lo que nunca veras un salvavidas ahi, siempre hay que tenerle respeto a los lugares q no conoces, saludos

    Me gusta

  10. a mi me paso algo parecido en la playa del hotel hilton ahi en los cabos…. 😦 fue horrible pero por suerte sali con vida gracias a un sr k me ayudo a salir

    Me gusta

Yo opino...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: