Deja que los perros ladren, es señal de que vamos avanzando


Una vez tuve que escribir ésta nota porque había un alcalde que se hizo candidato a gobernador, y él, junto con su equipo de campaña más cercano, utilizaban ésta frase -escribiendo en las redes sociales- cada vez que yo publicaba una nota donde le criticaba. Por tal motivo, ésta fue mi contestación y dedicatoria.

“Dedicado para los que creen que van avanzando”

Muchas veces hay personas que utilizan ésta famosa frase “quijotesca”: “Deja que los perros ladren, es señal de que vamos avanzando“. Pero si se puede encajar dicha frase en ese libro, pero sería en un momento que estaban si ir a ningún lado.

Para los que se creen muy cultos citando esa frase como si fuera parte del diálogo entre Quijote y Sancho, les tenemos una noticia: Ésta frase no aparece en toda la novela del libro del “El ingenioso hidalgo don Quixote de la Mancha“, de Miguel de Cervantes Saavedra, publicada en el año 1605.

Sin embargo, hay un indicio de que pertenece al escritor Miguel de Unamuno, por lo que pueden presumir cultura, porque fue un escritor muy importante -pero distinto-, pero un escritor al fin.

Ahora queda pensar si Miguel de Unamuno o quien fuera que haya inventado esa frase, la hizo pensando en el Quijote, y entonces la respuesta es un muy probable si.

En ese caso, la mayoría de los que leyeron con ligereza el libro de “don Quijote”… piensan que esa frase apócrifa correspondería cuando llegaron a un pueblo en medio de la noche, y los perros ladraban, a la par que se oían otros tantos ruídos de gatos y otros animales. Sin embargo, dicho pasaje no es propio de dicha frase, puesto que ellos no iban, sino que venían, (llegando) a un pueblo con el objeto de descansar en dicho lugar.

Sin embargo, hay una parte del libro que reúne todas las condiciones para que dicha frase “encaje” perfectamente:

Se trata del Capítulo XLI cuando un grupo de bromistas le hacen creer a don Quijote que lucharía con Malambruno a cuya aventura Sancho no quiere arriesgarse por temor a perder la supuesta ínsula (isla insignificante) que Quijote le había prometido. SIn embargo, accede otra vez a acompañar de escolta al legendario caballero.

La frase en cuestión podría encajar perfectamente en éste fragmento del famoso libro de Cervantes Saavedra:

pero veis aquí cuando a deshora entraron por el jardín cuatro salvajes, vestidos todos de verde yedra, que sobre sus hombros traían un gran caballo de madera.
Pusiéronle de pies en el suelo y uno de los salvajes dijo:
-Suba sobre ésta máquina el que tuviere ánimo para ello.
-Aquí -dijo Sancho- yo no subo, porque ni tengo ánimo ni soy caballero.
Y el salvaje prosiguió diciendo:
-Y ocupe las ancas el escudero, si es que lo tiene, y fíese del valoroso Malabruno, que si no fuere por su espada, de ninguna otra ni de otra malicia será ofendido; y no hay más que torcer esta clavija que sobre el cuello trae puesta, que él los llevará por los aires adonde los atiende Malambruno; pero porque la alteza y la sublimidad del camino no les cause váguidos, se han de cubrir los ojos hasta que el caballo relinche, que será señal de haber dado fin a su viaje.

Lo que sigue de la histora, es que tanto Quijote como su fiel escudero Sancho, se subieron con los ojos vendados al caballo de madera, el cual supuestamente era una máquina que le permitía llegar hasta un camino escondido y peligroso, cercano al sol. Quijote y Sancho se suben, y los bromistas comienzan a mover el caballo dándoles sacudidas mientras le acercaban antorchas cerca de sus rostros para hacerles creer que se acercaban al astro rey, mientras los dos ilusos creían que iban avanzando…

Aquí es donde se supone que Migue de Unamuno se inspiró para crear la famosa frase: “Deja que los perros ladren, es señal de que vamos avanzando”, haciendo que la magistral frase encaje como una pieza de un rompecabezas.

Por lo tanto, del análisis de todo el contexto, podemos ver fácilmente que ésta frase no corresponde a un avance real, sino a uno ficticio que solo los ilusos creían, convencidos por tanto alboroto a su alrededor y el movimiento a sacudidas que le daban los chistoso a la supuesta máquina voladora.

Lejos de representar un avance y fortaleza ante las críticas, la frase representa un estancamiento y la simple ilusión de estar en movimiento.

De frases como éstas también se nutre la Política. De gente que gobierna y de sus allegados que les dicen que “está todo bien” y que “no se preocupen”, “que sigan así”, haciéndoles creer que si reciben críticas es porque están haciendo las cosas bien, cuando en realidad es todo lo contrario, están estancados con los ojos vendados.

Saludos a todos los “…negados”, que creen que van avanzando y solo alcanza con mirar todos los negocios cerrados en la ciudad para ver cómo estamos.

De cortesía, les dejo una frase que sí es del Quijote: “Mi querido Sancho, tú serás el gobernador de la ínsula“.

Puedes ver ésta misma nota en la revista noticabos.


Acerca de estos anuncios


Categorías:Notas

Etiquetas:, , , ,

6 respuestas

  1. No es por insistir en el error, pero estoy seguro que cuando leí El ingenioso hidalgo… mientras leía aquella parte, pensé: “Aquí está la famosa frase de los perros que ladran” (absolutamente, no estaba escrita con la simplicidad con que uno la usa, pero sin duda que leí su contenido).
    Espero poder citar pronto la página y la editorial del texto en que la leí, porque es una de las teorías que tengo. Probablemente, alguna VERSIÓN DE LA OBRA, haya incorporado una transformación o adaptación y de allí se originara .

    Me gusta

  2. la cultura se presume cuando es oportuno, cuántos no hemos querido quedar bien haciendo alusión a esta frase inexistente de D Quijote a Sancho,

    Me gusta

  3. Siempre es bueno “presumir la cultura”, con modestia y cuando sea oportuno, así hemos aprendido muchas cosas. escuchando o leyendo a los demás, cuántos no hemos presumido esta sentencia que sin haber leído la obra queremos quedar bien y que mal quedamos con nosotros mismos.

    Me gusta

  4. Gustavo, “Nos ladran Sancho, señal que cabalgamos..” es verdad, no pertenece a la obra de Miguel de Cervantes sino que aparece en un diálogo de la película Don Quijote, de Orson Welles (1992). En latín hay una frase de autor anónimo que dice: “Latrant et scitis estatint praetesquitantes estis”, que quiere decir: “Ladran y sabéis al momento que cabalgáis por delante de los demás”. Esta forma de expresarse recoge a su vez una sentencia griega, también anónima, que se refiere a que la persona de éxito que no mira hacia atrás sino que busca su meta, siempre tiene gran cantidad de enemigos que, como perros, le siguen y ladran para descomponerle la figura, o acaso para que caiga, o incluso cese en su búsqueda. De verdad se encuentra en “Vida de Don Quijote y Sancho,” de Miguel de Unamuno? Saludos!.

    Me gusta

Comenta ahora o calla para siempre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 19.197 seguidores